El estilo lúcido e irónico de Franz Kafka, en el que se mezclan con naturalidad fantasía y realidad, da a su obra un aire claustrofóbico y fantasmal, como sucede en una de sus obras más paradigmáticas: La metamorfosis (1915). En ella, Gregorio Samsa, el protagonista, un voluntarioso agente de seguros, descubre al despertar una mañana que se ha convertido en un enorme insecto; su familia lo rechaza y deja que muera solo. Auténtica obra maestra, este breve texto del escritor checo ha generado las más desasosegadas interpretaciones. En un texto inscripto aparentemente en el absurdo, muestra hasta qué punto la vida, la maquinaria social puede trastocar los sentidos.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Crónica de un viaje "con" destino, la escritura de Nican Axcan

"El proceso creativo consto de dos instancias, primero concretar la aventura desde Argentina hasta Alaska.. Seguir Leyendo
Desarrollo integral del sitio: