Todos necesitamos que nos hagan caso, porque necesitamos sentirnos queridos. Y el psiquiatra E. Berne (1910-1970) llamó caricia a todo hecho o dicho que implique el reconocimiento de la presencia de otro: positiva o negativamente, ya que no hay cosa peor que la indiferencia. Las caricias son como un alimento psíquico, indispensable para la supervivencia emocional.Este libro pretende descubrir, a partir de la Biblia, si Dios niega o facilita ese alimento psíquico: si acariciar está prohibido o permitido por Dios. Se trata también de saber si acarició Jesús de Nazaret y si lo hizo positiva o negativamente.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: VERBO DIVINO
  • Edición: 2016
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788499450735

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP