«Del capitán general don Pedro Rodríguez Moreno Pérez de Otero. Arribó a Santa Cruz el 3 de julio de 1761. Diez y siete días estuvo en el castillo de San Cristóbal. Subió a La Laguna el 7 de septiembre (1761), y eso fue todo lo que vió de las Islas. Este general, anciano, tímido, sin resolución, confianza, recursos ni conocimientos del país, [...] suspiraba siempre por Zaragoza. El mando de las islas lo abrumaba. Todo le fatigaba,todo le costaba gemidos.Aninguno creía, porque de ninguno se fiaba. ¡Qué tierra ésta (decía), en donde se llaman las cerezas guindas y las guindas cerezas!». Viera y Clavijo, Historia de Canarias, XV, 74 y 76. «A la energía del Cabildo se debió el ponerse la isla de Tenerife en estado de defensa, en 1762, cuando el general Moreno creía irremediable la capitulación con las fuerzas enemigas; y a la misma corporación se debieron las enérgicas resoluciones de guerra, dictadas en 1797, frente al aturdimiento del general Gutiérrez...» M. Ossuna yVan.den-Heede, Milicias Canarias, p. 239.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: IDEA
  • Paginas: 404
  • Edición: 2013
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788416143481

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP