Es creciente el número de familias y de personas que cada día tienen menos capacidad de conseguir lo necesario para su existencia. Las riquezas mundiales las están acaparando un pequeño número de personas o de grupos económicos, generando un desequilibrio mundial. Esto no es agradable a Dios. Tenemos la responsabilidad de saber y dejar entender al mundo que todos podemos tener control real de nuestra economía y nuestras finanzas. Dios es nuestro proveedor y solamente nos pide, que lo busquemos con afán y el resto se nos dará por añadidura. Nosotros somos unos simples administradores de los bienes del Señor. Se tu, un buen administrador y el Señor te entregara mas riquezas. Si tu relación con Dios es buena, tu no deberías tener dificultades financieras. Recuerda: Mas tiene quien menos necesita. La felicidad es una consecuencia del amor y del servicio. Con nada vinimos a este mundo y nada nos llevaremos de el. La llave de la prosperidad es la gratitud. Dios ama al dador alegre.

  • Formato: EPUB
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: PALIBRIO / AUTHOR SOLUTIONS
  • Paginas: 88
  • Edición: 2013
  • Idioma: Español
  • ISBN 9781463342845

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP