Apenas tras la geografía austera del paisajequeda la luz rota de los latidos.Nunca imaginamos del polvo o del recuerdosu olor a musgo,la delgada compasión que nos quedaabocada en la memoria,allí quedaron los nombres muertos como hojas muertasen la sombra amarilla de uno mismo.Aún estaban las manos vacías en aquel tiempobuscando en los cajones de las alcobas,quedaban inquietudes y oscuridadesentre la peste incurable de las despedidas,los futuros días curtidos por la nievey por los desesperados vaivenes de la vidaaún por compartir.Así pasó el tiempoencadenado por ciudades terrestres,precipitándose contra el salitre húmedode las libélulas,para que no escapara el almaen el último escombro de alguna tardellevándose el néctar de los que te amaron.Y uno se pregunta si debimos volaro sembrar el corazón en los paisajes oscurosdonde nunca florecerían los almendros.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: VISION LIBROS
  • Paginas: 112
  • Edición: 2012
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788498862492

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP