Los sobrenombres acompañan de forma inseparable a los monarcas, dando cuenta de los claroscuros de su personalidad Para sus enemigos Pedro I era el despiadado el Cruel, pero para sus partidarios se alzaba como el protector Justiciero; los aduladores le llamaban Felipe el Hermoso, y su desgraciada mujer Juana arrastraría el calificativo de La Loca; algunos creían que Alfonso II de Aragón gastaba su tiempo como Trovador y otros que su actitud justificaba el sobrenombre de El Casto. Apodos de todo tipo, laudatorios -Pacificador, Benigno, Animoso- y otros fulgurantes o despectivos -Tuerto, Impotente, Leproso-, jalonan la historia de los reinos hispánicos a lo largo de trece siglos. Fueron muestras de admiración y reconocimiento, de temor o de piedad, y han acompañado de forma inseparable a los monarcas, dando cuenta de los claroscuros de su personalidad. José María Solé, autor de Los pícaros Borbones y Los reyes infieles, nos brinda en estas páginas, reino a reino, una nueva manera de considerar e interpretar muchos hechos del pasado.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: LA ESFERA DE LOS LIBROS
  • Paginas: 360
  • Edición: 2007
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788499701219

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP