Los sobrenombres acompañan de forma inseparable a los monarcas, dando cuenta de los claroscuros de su personalidad Para sus enemigos Pedro I era el despiadado el Cruel, pero para sus partidarios se alzaba como el protector Justiciero; los aduladores le llamaban Felipe el Hermoso, y su desgraciada mujer Juana arrastraría el calificativo de La Loca; algunos creían que Alfonso II de Aragón gastaba su tiempo como Trovador y otros que su actitud justificaba el sobrenombre de El Casto. Apodos de todo tipo, laudatorios -Pacificador, Benigno, Animoso- y otros fulgurantes o despectivos -Tuerto, Impotente, Leproso-, jalonan la historia de los reinos hispánicos a lo largo de trece siglos. Fueron muestras de admiración y reconocimiento, de temor o de piedad, y han acompañado de forma inseparable a los monarcas, dando cuenta de los claroscuros de su personalidad. José María Solé, autor de Los pícaros Borbones y Los reyes infieles, nos brinda en estas páginas, reino a reino, una nueva manera de considerar e interpretar muchos hechos del pasado.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: LA ESFERA DE LOS LIBROS
  • Paginas: 360
  • Edición: 2007
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788499701219

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP