... ¿No conviene más a mi justicia la claridad del día, un sol radiante, una plaza, un tablado, un pueblo amontonado por calles y ventanas, mil testigos? ¡Sí, hombre desagradecido! Quiero que escarmienten y que al ver esta venganza solemne, tremenda, llena de aparato majestuoso y fúnebre, se diga: ¡Una mujer ha sido ofendida, una condesa se venga! Al favorito a quien yo había vestido de raso y terciopelo, quiero verle traqueteado en manos del verdugo, quiero verle abatido, desfigurado, convulso, puesto de rodillas, sobre un tapiz negro, descalzo, maniatado, maldecido del pueblo. En esa garganta tan blanca, en lugar de la cadena de oro con que yo la adorné, quiero ver una soga. Ya he visto qué aire tenía Ruiz en un trono. ¡Quiero ver qué aire tiene en un cadalso! Condesa: [?] ¡Dios mío! ¿Por qué causa me tienen algunos por mujer de malos sentimientos? (Acto 2º)

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Prohibido
  • Editorial: IDEA
  • Paginas: 157
  • Edición: 2009
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788483829349

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP