¿Cómo iluminas el camino de la luna? Este conjunto de cuentos aborda una temática diversa, sobria y profundamente humana. El autor posee una gran sensibilidad para aprehender el cosmos narrativo desde una perspectiva atrayente, estética y concisa. Le invitamos a sumergirse en este haz de cuentos de un escritor emergente que se ha revelado como un hombre amante de las letras de Valparaíso y de la creatividad; cuyo talento, entusiasmo y práctica escritural permanente, han devenido en esta obra que trazará el camino de todos sus caminos junto a la literatura. Amalia Andaur Huechante PREMIO: CIRCULO DE CRÍTICOS DE ARTE DE VALPARAÍSO Tiene el agrado de informar a su destacado medio de comunicación que los premios del perí­odo 2004 han sido otorgados como sigue: Disciplina: Literatura Categoría Regional al libro: "Orgasmo de Colores" de Marcos Concha Valencia Una paleta viva, atrayente y variopinta Tras una portada demasiado llamativa y un tí­tulo que resulta algo bizarro, encontrarse con estos catorce cuentos escritos por quien fuera contralmirante de la Armada Chilena es una sorpresa sumamente grata. El autor, que tras su retiro participó en talleres de cuentos de Erick Pohlammer, quien de paso prolonga la seleccón, Marta Blanco y Amalia Andaur- no sólo tiene la creatividad para pasearse por una variopinta gama de temas, sino que también un sentido de la concisión y la precisión que hacen que cada cuento tenga la extensión justa, sin que sobren palabras, sermones, moralejas o admoniciones. Concha se escapa al estilo de otros escritores viñamarinos de su generación. Hay fluidez en su prosa y una frescura que le otorga un carácter bastante más juvenil. Hay también, esperanza o aceptación en estos frescos de personajes sumamente humanos y no siempre felices, como el de aquella dueña de casa que se pierde en una noche de copas y coqueterí­a jugando a ser lo que nunca se atrevió o el hombre de negocios que tras el terremoto de 1906, adivina que no sólo ha perdido su bella casa, sino también a su bella esposa quien es acogida en su hogar por un gentil boticario-. Como si estuviese pintando con una paleta repleta de colores, Concha se pasea por múltiples matices, pocas, historias, voces y hechos. Así­, tenemos cuentos terribles y bien estructurados como "El último viaje", donde una mujer mantiene el sentido de oído, el dolor y la conciencia mientras baja en su ataúd hacia el crematorio; junto a otros casi infantiles como el bello "EL espantapájaros del rey", una fábula bastante bien narrada donde no faltan elementos de suspenso y tensión. Para los porteños y ex porteños, es un placer pasearse por los espacios que van surgiendo en algunos de los relatos; para quienes gozaron de la infancia en el campo, la sensualidad ingenua de esos "Orgasmos de colores" que una jovencita experimenta a los 14 años, tras los cuales viene el aborto programado por mamá y el internado de monjas. En suma, una colección de elementos vistos con historias recién estrenadas. A destacar, la prosa limpia y dinámica del autor y su habilidad para meterse en el pellejo de hombres y mujeres, vejetes y adolescentes, seres míticos y tipos comunes y corrientes. Quizá si hay algo que echar de menos es la posibilidad de escarbar más a fondo en la psicologí­a de algunos personajes, el buceo en profundidad que incluso el cuento más corto permite, lo que implica que no es un asunto de caracteres más o caracteres menos-a veces en una sola frase, a veces en la perspectiva emocional con que se enfoca la historia, como sucede en ese bonito cuento que es "ICARO Enamorado" Comentario de Ximena Ceardi en Revista "Vivir Mejor" (GasValpo) Diciembre 2004. ORGASMO DE COLORES Por Iván París Al comenzar a leer esta colección de cuentos viene a mi pensamiento una pregunta inesperada. No es una pregunta que atañe directamente a este libro, titulado "Orgasmo de Colores" ni tampoco a su autor, el viñamarino Marcos Concha, más bien esta pregunta tiene relación con el género humano y el mundo que habita. La pregunta es por qué el ser humano, tras tantos siglos de civilización, cultura y desarrollo, persiste en la labor de reflejar por medio de la escritura su condición; por qué existen personas para las cuales la literatura, el pensamiento escrito, la poesía, se transforman en un complejo asunto de prioridades irrenunciables. Entonces, al leer los cuentos que componen este libro, llego a la conclusión de que el hombre persiste en el ejercicio de la escritura pues mediante la creación de ficciones (por nombrar una de las variantes literarias) encuentra respuesta a sus interrogantes más íntimas. A través de la escritura el hombre puebla de sí­mbolos aquella realidad personal en la cual son vedadas las respuestas a los misterios de la Creación. Entonces surgen estas situaciones ficcionales que representan, como dimensiones paralelas, este constante estado de estupefacción que limita al ser humano cuando no encuentra a su alcance las herramientas que le permitan descifrar el desenvolvimiento del mundo: pasiones, sentimientos, relaciones personales, vicios insuperados, miedo a lo sobrenatural, frustraciones, desesperanzas, todos los elementos que forman el paisaje humano. Y es aquí en donde la literatura se presenta como una reflexión entre la vida y el ser humano. No es extraño entonces que surjan escritores como Marcos Concha que, para hacer frente a este laberinto de reacciones, construyen sus propios símbolos. En las catorce piezas que forman este libro Marcos Concha crea los sí­mbolos actualizados de los grandes temas de la literatura. Con estilo elegante y buen manejo de la técnica de este difícil genero, muestra una gran capacidad para crear conflictos y situaciones que están siempre en el límite entre la alegorí­a y un realismo directo, amenazador, intimista. Este juego de ambivalencias conduce al lector por un vasto panorama de caracteres humanos, de personalidades que se debaten entre la renuncia a todo o la persistencia obsesiva en un medio que es adverso. Un rasgo sobresaliente, quizá lo mejor de todo el libro es la actitud de respeto del autor hacia sus personajes, la visión compasiva, casi amorosa, permanece a lo largo del libro de una manera iluminadora y emocionante. No hay un juicio de reproche para los débiles presos en sus propios errores. Notable es también, la fabulosa atmósfera de "El espantapájaros del Rey". El Rey, a pesar de su infinito poderío, es el reo de su soledad, y es tan extrema esta forma de soledad, la del poder sin lí­mites, que su decisión termina siendo más que práctica, un verdadero acto poético. "El Ultimo Viaje" es el cuento que abre el libro; está escrito al mejor estilo de Edgar Allan Poe o H. P. Lovecraft (en la literatura chilena son pocos los relatos de terror), si bien el relato de Marcos Concha no se cierra en la anécdota sobrenatural, sino que le sirve de esqueleto para un tejido de naturaleza existencial, en el cual la protagonista descubre tras ser declarada clínicamente muerta, pero manteniendo su conciencia íntegra, como su vida ha sido una seguidilla de apariencias. "Emancipada por una Noche" es el monólogo desesperado de una mujer alcohólica. "Valparaíso 1906" es otro buen ejemplo de cómo Marcos Concha utiliza con destreza la técnica del cuento para que tras la agilidad de la trama el lector pueda encontrar un sentido moral, existencial o religioso, pero sin caer en juicios ni en dictámenes, sin ni siquiera mencionar una ubicación correcta, sino tan solo para mostrar el descenso de sus personajes, este rasgo nos muestra la inteligencia de un escritor que esté completamente atento a su oficio y que intenta llevar al extremo la expresividad de sus piezas, pues en cada una de ellas hay dos historias: por un lado los argumentos siempre resultan novedosos, ricos en matices y variedad imaginativa, que por sí­ solos ya son leídos con interés y, por otro lado, los protagonistas de estos argumentos, son seres que, más allá de lo anecdótico de sus situación, viven una constante oscilación moral a la cual deben enfrentarse. Una descripción breve de cada cuento sería apresurar innecesariamente un momento que cada lector hallará a su tiempo: indagar que hay detrás de lo circunstancial de cada personaje. Otro rasgo notable de Marcos Concha es su desplazamiento narrativo, pues nunca se sabe desde dónde nos habla y hacia dónde nos conduce, rasgo que hallamos en autores tan universales como Melville o Conrad. Es un agrado comentar la primera obra de este escritor, me sorprende la honestidad y profesionalidad de su trabajo, la claridad con la que enfrenta la escabrosa potencialidad de este género. Se intuye una obra que no termina aquí­, se presiente que su calidad es una señal de que la prolongación de esta obra se esconde en el tiempo de su autor a la espera de ocupar espacios más grandes en sus lectores.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: DEAUNO DOCUMENTA
  • Paginas: 174
  • Edición: 2005
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789872264536

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP