«Cuando el dedo del sabio señala la luna, los imbéciles se quedan mirando al dedo». Dicen que es un refrán chino. Alguien tiene que hacer de dedo que señale en nuestra ceguera cómo es Dios. Nadie le ha visto. El que se fía de Jesús sabe que Él lo ha visto y nos dice cómo es. Miramos adonde señala Jesús, unas veces con la palabra y parábolas nos dice: «Dios es así». En otras ocasiones: «Quien me ve a mí ve al Padre». Ante la intriga de conocer cómo es Dios no valen imaginaciones propias que no aciertan. El que ha visto a Dios nos lo ha dado a conocer. Y cuando poco a poco va uno conociéndolo, acaba asombrado y no tiene más remedio que exclamar: «¡Dios! ¡Cómo eres!»

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: ELALEPH.COM
  • Paginas: 162
  • Edición: 2006
  • Idioma: Español
  • ISBN DDD1000001709

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP