Cuando mostramos nuestra conformidad con alguien, con una conducta, con unos valores o un proyecto, decimos que nos adherimos. Si, además, ayudamos a su realización, nuestra adhesión es mayor. Llegamos a decir que hay gente con una adhesión inquebrantable porque ha polarizado su vida en aquella persona o en aquel proyecto positivo con valores auténticos. Cuando la adhesión es a alguien que nos priva de la libertad caemos en la secta y si nos hace esclavos ya no somos adeptos, sino adictos. En esta cuarta sesión aparece ante nosotros Jesús invitando y pidiendo respuesta en libertad. Quiere adhesiones, pero libres y humanas, sin angustias y con los límites de nuestra capacidad que él admite sin excesivas exigencias. Para él adherirse es afiliarse y afiliarse es vivir como hijo de un Padre común de todos.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: ELALEPH.COM
  • Paginas: 113
  • Edición: 2007
  • Idioma: Español
  • ISBN DDD1000001786

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP