Cuando mostramos nuestra conformidad con alguien, con una conducta, con unos valores o un proyecto, decimos que nos adherimos. Si, además, ayudamos a su realización, nuestra adhesión es mayor. Llegamos a decir que hay gente con una adhesión inquebrantable porque ha polarizado su vida en aquella persona o en aquel proyecto positivo con valores auténticos. Cuando la adhesión es a alguien que nos priva de la libertad caemos en la secta y si nos hace esclavos ya no somos adeptos, sino adictos. En esta cuarta sesión aparece ante nosotros Jesús invitando y pidiendo respuesta en libertad. Quiere adhesiones, pero libres y humanas, sin angustias y con los límites de nuestra capacidad que él admite sin excesivas exigencias. Para él adherirse es afiliarse y afiliarse es vivir como hijo de un Padre común de todos.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: ELALEPH.COM
  • Paginas: 113
  • Edición: 2007
  • Idioma: Español
  • ISBN DDD1000001786

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP