Adelantemos que la sexualidad, para los antiguos chinos, era una parte del orden universal y nunca la asociaron al pecado ni a la culpa; según Van Gulik esto explica, junto a la falta de represión, el que la vida sexual fuese sana y sin patología. La actitud ante la sexualidad de los taoístas chinos era profundamente respetuosa, pero clara. La sexualidad era algo normal e incluso un elemento fundamental para perfeccionarse, tanto que el adepto del taoísmo debía conocerla y controlarla para acceder al conocimiento.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: DILEMA
  • Paginas: 187
  • Edición: 2003
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788496079861

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP