Adelantemos que la sexualidad, para los antiguos chinos, era una parte del orden universal y nunca la asociaron al pecado ni a la culpa; según Van Gulik esto explica, junto a la falta de represión, el que la vida sexual fuese sana y sin patología. La actitud ante la sexualidad de los taoístas chinos era profundamente respetuosa, pero clara. La sexualidad era algo normal e incluso un elemento fundamental para perfeccionarse, tanto que el adepto del taoísmo debía conocerla y controlarla para acceder al conocimiento.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Copiar y Pegar: Prohibido / Imprimir: Permitido
  • Editorial: DILEMA
  • Paginas: 187
  • Edición: 2003
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788496079861

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP