Cinco o seis décadas atrás, algunos analistas comenzaron a percibir que las so­cie­dades in­dus­­­trializadas más avanzadas –el llamado Primer Mundo- es­ta­ba evo­lucionando hacia una nueva for­ma que al principio, y aunque más no fuera pa­­­ra te­ner un término de re­­fe­­­ren­cia, se la designó como “pos­in­dus­trial”. Este vocablo origi­na­ria­men­te había si­do acuñado por el británico Art­hur Penty en 1917, cuando todavía no concordaba por com­ple­to con la realidad del momento, pero el so­­ciólogo es­tado­­­­uni­dense Daniel Bell lo rescató en 1962, pre­sen­tán­do­lo de una manera tal que consiguió des­per­tar el interés de la comunidad científica.Por supuesto, muchos objetaron la corrección de tal denominación y eso dio lu­gar a la apari­ción de muchas otras interpretaciones: la “sociedad de los servicios” de Kenneth Boulding y Half Dahrendorf; la “era de los sistemas” de Russell Ackoff; la “tercera ola” de Alvin Toffler; la “era pos­li­be­­ral” de Sir Geoffrey Vickers; la “sociedad activa” de Amitai Etzione; la “tec­­­no­cra­cia” de Jean May­naud; la “tecno­es­truc­tura” de John Kenneth Galbraith; la “sociedad  tec­noló­gica” de Jacques Ellul; la “so­cie­dad del va­­­lor conoci­mien­to” de Taichi Sakai­ya; la “aldea global” de Marshall Mc­Lu­han; la “eco­no­­mía de la in­for­­mación” de John Naisbitt y Patricia Aburde­ne; el “sistema mundial” de Immanuel Waller­stein; la “era de la información” de Manuel Castells; la “so­­­­ciedad digi­tal” de Mercier, Plas­sard y Scardigli; la “sociedad postradicional” de Anthony Giddens; la “sociedad pos­­­ca­pi­ta­lis­ta” de Peter Drucker;  la “sociedad posmoderna” -deri­va­da del con­cep­to de “pos­modernismo” que acu­ñara  Fede­ri­­co de Onís en 1934 o del de “posmoder­ni­dad” que men­cionara el historiador Ar­nold Toynbee en 1947-; la “modernidad líquida” de Zygmunt Bauman y, por ahora, la “sociedad multimedial” y la “so­cie­dad de redes”, ambas de tan reciente denominación que pocos las conocen en la actua­li­dad.Sea como sea, y cualquiera la denominación elegida, quedó claro que la evolución de la hu­ma­ni­dad ya había pa­sa­do por dos etapas fun­da­cionales que se extendieron por todo el mundo y que aho­­­­­ra estaba entrando en una tercera que, probablemente, pronto iniciaría su difusión universal: la pri­­­­­mera de esas eta­pas hacía re­fe­ren­cia a la sociedad agrí­co­la, aparecida unos 8000 años antes de Cris­to en Me­dio Oriente y representada por la “inven­ción” de la agri­cul­tura, fenómeno también de­no­mi­nado Re­vo­lu­ción Agrícola o Neolítica; la segunda era la so­­ciedad in­­dus­trial, surgida so­­bre la geo­gra­fía británica a fi­nes del siglo XVIII -1780 es la fecha con­­ven­­cional- al am­paro de la Re­volución In­dus­trial. Y, por úl­ti­­mo, la sociedad posindustrial, la que se efec­­ti­vi­zó en Es­ta­dos Unidos de América (EUA) cuan­do el número de obre­ros em­plea­dos en la fa­bri­ca­ción de bie­­nes –de bienes tangibles-  igua­ló al número de tra­ba­ja­do­res ocu­pados en la genera­ción de servicios –bienes intangibles-, lo que  tu­vo lugar en torno al año 1950, según se con­si­de­re o no a los tra­ba­ja­dores rurales, cuyo porcentaje, por lo demás, era y aún sigue siendo muy reducido.

  • Formato: EPUB
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos) / Previsualizar: Permitido según las limitaciones (10 %)
  • Editorial: EDITORIAL AUTORES DE ARGENTINA
  • Edición: 2014
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789877111828

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP