El 14 de septiembre de 2008 caía la financiera Lehman Brother con un pasivode 613.000 millones de dólares, y con ellos se derrumbaban las certidumbresdel mundo occidental. La creencia casi religiosa del mercado como un diosintangible y juez de nuestras decisiones económicas, el capitalismo liberalcomo sistema que albergaba nuestra forma de vida, la propia seguridad, elfuturo y las fuentes de trabajo, todo se tambaleaba ante nuestros ojos. Laincertidumbre cubrió con su manto oscuro la realidad.Fue entonces que percibimos la omnipresencia de esta odiosa compañera: nadatiene certeza, ni siquiera nuestra ignorancia. Vivimos sumergidos enincertidumbres ¿Qué dirá el próximo párrafo? ¿Llegaré a leerlo antes de queClotis corte el tenue hilo de mi vida por un capricho de las Parcas? Tal es laprofundidad de nuestra falta de certezas, que para vivir las debemos ignorar;de no ser así, apenas podríamos salir de nuestro estupor catatónico. Solo enmomentos de crisis tomamos conciencia de esta situación de por si curiosa:debemos eliminar la incertidumbre para poder continuar con nuestrasexistencias. La ciencia, la religión, las pseudociencias, la astrología, sonalgunas formas de huir de estas dudas paralizantes. Pero entre estosmecanismos que nos sirven de refugio, predominan las conductas irracionales yes natural que así ocurra. Tendemos a pensar que el hombre -ese hipotéticohomo económicus- toma medidas racionales, elabora concienzudamente suscálculos, medita sobre las decisiones que toma con detenimiento… y no es así.Usamos la parte màs primitiva de nuestro cerebro para tomar decisionessofisticadas. Somos cazadores del paleíoltico con traje y zapatos.Nuestras decisiones son más irracionales cuando los problemas que se nospresentan son más complejos.Ante esta caída del olimpo, ante estos ángeles que se tornan demoniosrecurrí a mi amigo Eugenio Marchiori para que nos ilumine sobre las formas dehuir de este sentimiento de zozobra por dos razones: el conocimiento es unaforma de poder y por lo tanto un potente antídoto contra las estructurascaóticas donde el conocimiento impone orden y cordura , y porque la amistad yel afecto son quizás la forma más noble de compartir las incertidumbres quenos acosan a lo largo y ancho de nuestras existencias.

  • Formato: EPUB
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: OLMO EDICIONES
  • Edición: 2012
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789871555253

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP