Pocas actividades humanas pueden compararse con la práctica de la navegación a vela en lo que respecta al trabajo en equipo. Sea una embarcación antigua o de última generación, a bordo cada cual tiene un rol que desempeñar. Pero como un velero poco o nada comparte con cualquier otro tipo de móvil, tampoco sus elementos y partes operacionales son siquiera un reflejo de otros, y entonces nos encontramos con que cada uno o una merecen su propia denominación específica, así como las acciones que con ellos se efectúen. Un tripulante debe conocer estas particularidades y, ya sea para establecer o desactivar un velamen, como para accionar con un ancla o liberarse de una amarra, ha de poseer conocimientos elementales que suelen enmarcarse en un término generalizado: marinería. En este libro comenzamos por el primer escalón, el del embarcado que no toma decisiones propias, sino que interpreta los requerimientos que le trasmite quien esté a cargo de la nave -y por ende responsable de lo que ocurra-, y los ejecuta con rapidez y eficiencia. Si el lector no está familiarizado con la práctica valerística, valga una sola -y desconcertante- particularidad: un yate de vela no posee frenos; no se han inventado aún, y tal vez sea un requerimiento insoluble. Una vez puesto en marcha, sólo el equipo de a bordo, coordinadamente, es capaz de maniobrarlo y detenerlo a voluntad. Algo que nunca dejará de sorprendernos, porque es a la vez simple y complejo.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos) / Previsualizar: Permitido según las limitaciones (20 %)
  • Editorial: EDICIONES GRANICA
  • Edición: 2006
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789506417376

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP