El hambre es, según Rodríguez Marín, la «más apetitosa de las salsas»,persiguiendo constantemente al pobre en su afanar diario. De ahí el aprovechartodos los alimentos que la naturaleza le pone a mano, sin afectarle las modasextranjeras ni los modelos nacionales de mayor o menor aceptación, y que lasclases pudientes, por el hecho de serlo y, por ello, inclinadas a lo novedoso,adoptaban de acuerdo a su condición. La prohibición cartuja de comer carne noafectó a otras viandas, como el atún, hasta el punto de que se hizo célebre elllamado jamón de las Cuevas o mojama. La severidad de costumbres, sin apenasmargen a la relajación, hizo de éste el más famoso de los desiertossevillanos. El olvido del mundo, el silencio y la soledad, sin excluir elámbito caritativo, eran los pilares básicos de estos monjes cartujos en quebasaban su dedicación cotidiana, equilibrada con ejercicios manuales y otrasactividades, que en el horario covitano recordaban al pecado de Adán. Para loshuéspedes se hacían grandes tortillas de huevos. Y no son otras que las hoypopulares tortillas a la francesa, que aquí tienen, parece ser, su origen.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: FACEDICIONES
  • Edición: 2012
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788499862217

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP