Aunando folklore, ciencia y literatura -a veces quinteriana-, el trabajo queahora se reedita sobre los velatorios, de los que su autor, por razón laboral,conocía todos sus entresijos, constituye hoy un valioso exponente de lasraíces más profundas del sentir hispánico, que se hunde en el ancestral cultoal más allá, o, como en este caso, al paso de la vida a la muerte con su largaserie de accidentes mundanos transmitidos por herencia natural, queconstituyen para la antropología un precioso venero informativo. Como explicaHerskovits, «la cultura llena y determina ampliamente el curso de nuestrasvidas, y, sin embargo, raramente se entremete en el pensamiento consciente».El velatorio, _velorio_ o, sencillamente, _vela_ de difuntos se realizaba trasla mortaja o preparación del cadáver para su posterior acomodo en la cajadonde había de ser conducido a la sepultura. Costumbre mortuoria ya en desusoen las viviendas particulares al haberse desplazado a los actuales tanatorios,las mujeres, antaño, se colocaban en la sala del muerto sentadas alrededor dela cama, donde lloraban, rezaban y chismorreaban, mientras que los hombres, enhabitación aparte, fumaban y departían, a veces en divertida concurrencia,entrando y saliendo por la más cercana puerta hacia la taberna. Todosdegustaban anises y pequeñas delicias de la repostería popular, nadadiscordantes con el duelo. El autor narra hasta el mínimo detalle de aquellastristes veladas, en las que el chiste o el equívoco, incluso la bromachocarrera, causaban, si cabe, mayores carcajadas entre los asistentes, odonde haberes y herencias se conjugaban con la generosidad o tacañez de quienera honrado de cuerpo presente.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: FACEDICIONES
  • Edición: 2012
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788499860022

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP