El niño se encuentra inmerso en un proceso madurativo mediante el cual puede ir discriminando progresivamente algunos conceptos espaciales. Será a partir de los cinco años cuando inicie la distinción entre lo que es la derecha y la izquierda. Antes de esa edad las respuestas suelen darse al azar. Ahora bien, el hecho de que un niño discrimine lo que está a su derecha o a su izquierda, en relación a su propio cuerpo, no implica que sea capaz de discriminar como diferentes dos figuras geométricas simétricas. La tendencia a la inversión está en la base de muchos aprendizajes escolares: discriminación de grafemas (d ~ b), discriminación de sílabas directas e inversas (es::¡: se) o discriminación de sinfones y sílabas trabadas (bra ::¡: bar). Todos estos errores se deben a una inversión del grafismo o de la secuencia de presentación de los grafemas. Ahora bien, la tendencia a la inversión es un estadio normal en el proceso de desarrollo de percepción del niño. Esta inversión que tiende a ver como iguales figuras simétricas invertidas o giradas comienza a desaparecer sobre los cinco años; hacia los ocho años suele desaparecer en la mayoría de los niños.

  • Formato: PDF
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: EDITORIAL ECU
  • Edición: 2013
  • Idioma: Español
  • ISBN 9788415787549

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP