El señor González lleva trabajando cuarenta años. Está cerca de lajubilación. Ha ahorrado toda su vida, dólar sobre dólar, para invertiren ladrillos. Nunca pisó una comisaría ni un juzgado. Tiene dosdepartamentos. Uno en la calle Curapaligüe y otro en la calle Estomba.No es pleno Barrio Norte pero se alquila fácil. González tiene unasobrina muy despierta que está en la cosa inmobiliaria. Ella se encargade todo. Hasta que un día recibe una carta del consorcio porque en losdepartamentos «trabajan chicas». González es, qué duda cabe, una víctimamás del quiebre del orden del universo y, sobre todo, del quiebre delorden en la Argentina.Sucede que González es una persona de bien, pero ha perdido la chaveta,por eso redobla la apuesta en este nuevo libro. Así es que decide darleuna nueva oportunidad, por ejemplo, a los multicines, pero fracasa: elpochoclo, los gritos y la caída en picada de los grandes directoresterminan con su ilusión de poder disfrutar de una película. Gonzáleztambién le quiere dar una nueva oportunidad al club de su vida, a River,pero termina brindándole un sentido homenaje al Tano Pasman, con el quecomparte cada uno de los alaridos que este hombre de clase media, de sumisma edad, educado en el amor a la gloriosa camisa roja y blanca, lanzóen su sillón el día que River descendió a la B.

  • Formato: EPUB
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Imprimir: Prohibido / Copiar y Pegar: Prohibido / Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL ARGENTINA
  • Edición: 2012
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789500739450

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP