Al igual que en sus obras anteriores, Cristina Bajo deslumbra a suslectores con estos relatos mágicos, algunos casi novelas breves, de unaimaginación exuberante, con una prosa exquisita y un magistral empleodel tiempo histórico. Si existe el gótico argentino, los cuentos de «Tú,que te escondes» pertenecen definitivamente a él. Ambientados en un momento preciso de la memoria de un pueblo y definidospor su autora como histórico-fantásticos, varios de ellos estáninspirados en antiguas leyendas. En "Retrato de dama sin nombre", en elinstante que linda entre la vigilia y el sueño, una joven atisba en unespejo un crimen que supone ha sucedido años atrás; en "Aquesta confusatierra" aparece la enamorada del primer poeta argentino, al que nunca havisto, y asiste a una cita fantasmal en una casona donde acecha unavíbora coral; en otro cuento excepcional, una mestiza extremará susplegarias contra la plaga para liberar a una mujer cautiva en lahabitación de una estancia. Algunos hechos tienen de fantástico solo latemeridad de sus mujeres, como el que transcurre durante las invasionesinglesas -basado en unas líneas de Walter Scott-, y el de aquella mulataque quería casarse a toda costa, en momentos en que la mayoría de loshombres estaban ocupados en contiendas y revoluciones. La guerra civil,impiadosa, marca una realidad más terrible que cualquier horrorimaginado, pero una joven y su primo, que se aman a pesar de estar enbandos opuestos, y una niña que adora las rosas en medio de una tierraagreste demostrarán que una parte del ser humano no está dispuesta arendir sus sueños.

  • Formato: EPUB
  • Protección: Adobe DRM
  • Limitaciones: Imprimir: Prohibido / Copiar y Pegar: Prohibido / Compartir: Permitido según las limitaciones (6 Dispositivos)
  • Editorial: PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL ARGENTINA
  • Edición: 2011
  • Idioma: Español
  • ISBN 9789500735179

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP