Sólo rieles. Y, como única esperanza, la promesa del "Transmundo". Vías, vías y más vías. Atravesando horizonte tras horizonte, extendiéndose en todas las direcciones, superponiéndose y entrelazándose hasta el infinito. Y sobre ellas, una cantidad incalculable de trenes en constante movimiento, sin rumbo fijo ni destino al cual llegar, dentro de los cuales la gente escribe su propia historia de vida y muerte. En ese universo, en donde diferentes bandos se han enfrentado en una guerra violenta, cada uno desde sus fortalezas rodantes, nos encontramos con Poupon, un veterano maquinista y fogonero, y Jut Maud, un valiente y joven artillero. Son los únicos sobrevivientes de lo que fuera un ferrocarril extenso y poblado, del que hoy solamente queda su destartalada locomotora. Están hartos de tanta violencia sin sentido, y fantasean con llegar al Transmundo, una tierra mítica y extraordinaria, que brilla como un destino fascinante, pleno de emociones. En su camino podrán encontrar trenes fantasmas, o en llamas. Trenes-dragones, o locomotoras-centauro. Reinos de juguete, o puentes mágicos. Un territorio fértil para la aventura, pero también lleno de peligros. Entre tantos rieles, ya no les queda otra alternativa.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP