En 1874, el sueco Hans Bengler abandona la carrera de medicina y viaja a África, deseoso de convertirse en un famoso entomólogo. Después de una penosa travesía por el desierto de Kalahari, acoge a un niño negro, Daniel, al parecer huérfano y al que, impulsivamente, adopta. Durante el regreso a Suecia, Bengler se topa con algunas dificultades y prejuicios hacia el niño, las primeras señales del choque con la «vida civilizada».

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP