El acento que las sociedades han puesto sobre el concepto y la experiencia de la libertad es tan fuerte que prácticamente se ha proscrito el sentido profundo del deber. Todo se ha convertido en tema de derechos, y hemos creado un verdadero tabú de la norma, que desacredita con fuerza a quienes ejercen la autoridad que debe encargarse, supuestamente, de su cumplimiento. Esto puede percibirse en todos los órdenes. En hogares y escuelas, padres y docentes se preguntan con real preocupación cuál es el espacio que les corresponde ante la rebelión que se vive. A nivel social se puede comprobar en todas las dimensiones: la calle es un escenario válido para esta afirmación. La problemática de los gobiernos nacionales y de las relaciones internacionales choca con una experiencia de ingobernabilidad que, de alguna forma, es nueva, tanto por su profundidad como por la complejidad que asume. Volver a pensar la necesidad de la ley y de la autoridad a partir de la experiencia humana, más allá de religiones, corrientes filosóficas y posiciones políticas, es la tarea que el autor se propone. Se trata de un ejercicio posible y decididamente necesario. Por eso lo emprendemos, a sabiendas de que apenas si podremos decir una palabra al respecto. Pero es la forma de trabajar juntos en algo que nos atañe absolutamente a todos. Porque el mundo y la vida cercana, en alguna medida, se nos están volviendo tóxicos.

  • Editorial: AGUILAR
  • Paginas: 192
  • Edición: 2011
  • Ancho: 150 mm
  • Largo: 240 mm
  • Colección FUERA DE COLECCION
  • ISBN 9789876670388

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP