El acento que las sociedades han puesto sobre el concepto y la experiencia de la libertad es tan fuerte que prácticamente se ha proscrito el sentido profundo del deber. Todo se ha convertido en tema de derechos, y hemos creado un verdadero tabú de la norma, que desacredita con fuerza a quienes ejercen la autoridad que debe encargarse, supuestamente, de su cumplimiento. Esto puede percibirse en todos los órdenes. En hogares y escuelas, padres y docentes se preguntan con real preocupación cuál es el espacio que les corresponde ante la rebelión que se vive. A nivel social se puede comprobar en todas las dimensiones: la calle es un escenario válido para esta afirmación. La problemática de los gobiernos nacionales y de las relaciones internacionales choca con una experiencia de ingobernabilidad que, de alguna forma, es nueva, tanto por su profundidad como por la complejidad que asume. Volver a pensar la necesidad de la ley y de la autoridad a partir de la experiencia humana, más allá de religiones, corrientes filosóficas y posiciones políticas, es la tarea que el autor se propone. Se trata de un ejercicio posible y decididamente necesario. Por eso lo emprendemos, a sabiendas de que apenas si podremos decir una palabra al respecto. Pero es la forma de trabajar juntos en algo que nos atañe absolutamente a todos. Porque el mundo y la vida cercana, en alguna medida, se nos están volviendo tóxicos.

  • Editorial: AGUILAR
  • Paginas: 192
  • Edición: 2011
  • Peso: 400 gramos
  • Ancho: 150 mm
  • Largo: 240 mm
  • Colección FUERA DE COLECCION
  • ISBN 9789876670388

Ultimos vistos

El blog de boutique

La experiencia Virgen

Publicar la novela Virgen fue poner a prueba la creatividad en cada paso del proceso y también experimenta.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP