En 1969 Emma Reyes le escribió una carta a su amigo Germán Arciniegas, donde le relataba acontecimientos de su infancia. Arciniegas quedó tan impactado que le pidió que continuara. Lo hizo. A lo largo de casi tres décadas le envió veintidós cartas más. Cuando García Márquez leyó algunas de estas cartas su admiración fue mayúscula y la instó a que las publicara. Ese conjunto dio lugar a Memoria por correspondencia y se publicó en 2012 en Colombia, diez años después de la muerte de la autora, por expreso pedido de ella. Fue un acontecimiento literario. En poco tiempo se tradujo a diez idiomas y se publicó en quince países. ¿Cuál es la causa de semejante suceso? Una sola y muy simple: es un libro extraordinario. Con una escritura despojada, que jamás desciende a lo sentimental, que conmueve con su austeridad y su hondura, Emma Reyes relata una infancia desoladora, de la que cuesta creer que haya sobrevivido. Vivió encerrada en condiciones inhumanas en una habitación en las afueras de Bogotá, luego fue abandonada con su hermana en un pueblo de Colombia y finalmente recaló en un convento de monjas. En tal estado de estupor y terror que no podía pronunciar palabra. Desde ese subsuelo del alma, se reconstruyó hasta convertirse en artista y establecerse en París. Este libro es la narración de esa experiencia y de su superación. Sin rencores y sin abandonar la inocencia, Emma Reyes relata su vida como si hubiera sido, a la vez, protagonista y testigo privilegiado. Con la distancia justa. Jamás busca emocionar, y quizás por ello emociona desde la primera a la última página.

  • Editorial: EDHASA
  • Paginas: 216
  • Idioma: Español
  • Ancho: 225 mm
  • Largo: 140 mm
  • ISBN 9789876283922

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP