Si hay una palabra que el kirchnerismo parece haber archivado (o relegado al fondo del armario) esa palabra es negociar. Al menos en temas económicos, y no sólo en esos, por cierto. ¿Qué se hace cuando no se negocia? Se combate. Previamente se establece una rivalidad de buenos contra villanos, o de defensores del bien común contra codiciosos. Luego llega el enfrentamiento. El bando enemigo puede ser el campo, las petroleras, los que compran dólares, los acreedores externos o directamente la realidad, como en el problema de la inflación. El esquema es siempre el mismo: la culpa la tienen los otros, sean cuales sean las consecuencias de las políticas aplicadas. En este libro sorprendente, por la cantidad de peleas acumuladas (muchas de ellas creadas por el propio gobierno), por los entretelones insólitos de esas peleas y por la continua apelación a la teoría del complot, Carlos Burgueño analiza no sólo los avatares tumultuosos de la gestión económica sino un modo de gobernar. Cada una de estas gestas, pues así fueron presentadas, tuvo un impacto decisivo en la sociedad y a partir de ellas se estableció la identidad y la imagen del kirchnerismo. El virtual desmantelamiento del INDEC, las intervenciones legendarias de Guillermo Moreno, la negación del cepo al dólar, el desconocimiento durante años de la inflación real, etc. Las batallas económicas del Kirchnerismo es una investigación exhaustiva de una manera de entender la política y el gobierno, y de la relación de ambos con los ciudadanos. A veces genera respeto, a veces indignación, y bastantes veces asombro e incredulidad. Cualquier parecido con la realidad no es casual. Todo esto sucedió.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP