Algunas madres también se mueren -una frase inspirada en un dicho de su hijo Bruno- es su primer libro como escritora y en él desarrolla con autoridad el género de la crónica personal, un registro literario que incluye memoria, testimonios, opinión, humor, interrogantes y en especial, la mirada única, reconocedora, emotiva, amorosa de una hija sobre su madre, Marta Merkin, prematuramente fallecida en el año 2005. Con esos elementos, Inés Ulanovsky escribió este texto que no solamente es un homenaje personalísimo a quien le dio la vida, sino que asume condición de declaración jurada generacional, en tanto documento que reúne observación, reflexión y, especialmente, conmovedor volumen afectivo.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP