Casi no hay templos católicos porteños que, vistos desde afuera, deslumbren. Pero vale la pena -y mucho- adentrarse en ellos y descubrir tesoros que ni siquiera llegan a intuirse cuando se contemplan estos edificios desde el exterior. Por ello puede decirse que, en su conjunto, las iglesias de Buenos Aires interpelan a un visitante que, ni seducido ni atraído por una fachada casi siempre imposibilitada de cumplir tales funciones, puede ir más allá de las apariencias y de las primeras impresiones, y está dispuesto a buscar en el interior lo valioso que no se hace evidente desde afuera. Nada más y nada menos.

Ultimos vistos

El blog de boutique

SIGLO XXI Nueva Colección HACER HISTORIA

@page { margin: 2cm } p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; line-height: 120%; text-align: l.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP