Casi no hay templos católicos porteños que, vistos desde afuera, deslumbren. Pero vale la pena -y mucho- adentrarse en ellos y descubrir tesoros que ni siquiera llegan a intuirse cuando se contemplan estos edificios desde el exterior. Por ello puede decirse que, en su conjunto, las iglesias de Buenos Aires interpelan a un visitante que, ni seducido ni atraído por una fachada casi siempre imposibilitada de cumplir tales funciones, puede ir más allá de las apariencias y de las primeras impresiones, y está dispuesto a buscar en el interior lo valioso que no se hace evidente desde afuera. Nada más y nada menos.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP