La memoria tiene sus matices, sus vaivenes, sus luces y sombras. En esa intermitencia -entre olvidos y recuerdos- conformamos nuestra identidad individual, social e histórica, porque después de todo, somos nuestra memoria. Esa idea subyace a la constelación de textos presentes en este libro, uniendo diferentes temas como un hilo conductor, sin prescindir de cierta renovación permanente que instala al lector en un lugar activo: el lugar de quien piensa y establece relaciones. Con un lenguaje sencillo y agradable, y al mismo tiempo con lucidez y agudeza, Iván Izquierdo nos acerca sus reflexiones con una idea clara: "No espero, y en verdad no deseo, desencadenar el mimetismo de que alguien decida pensar igual que yo", pero "habrá sin duda numerosos puntos de contacto entre lo que yo digo aquí y lo que piensa cada uno de los lectores. A esos puntos me dirijo, y a cada uno de ellos lo celebro". Se celebra, entonces, la diversidad y la comunión de pensamiento. Un pensamiento que incluye cuestiones cotidianas, aspectos propios de la ciencia, temas existenciales, y material relativo a la política, la historia o la actividad literaria. Un pensamiento sensible, en definitiva, acerca de lo que recordamos, lo que olvidamos, lo que somos y lo que pretendemos ser.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP