En 1818, Joseph Jacotot, revolucionario exiliado y profesor de literatura francesa en la Universidad de Louvain, Bélgica, comenzó a sembrar el pánico en los claustros. Lejos de conformarse con haber enseñado francés a estudiantes flamencos sin impartirles ninguna lección, encaró la enseñanza de cosas que ignoraba y proclamó la emancipación intelectual: la inteligencia de todos los hombres es igual. Este libro no trata de pedagogía divertida sino de filosofía y de política. Jacques Ranciére nos ofrece, a través de este personaje sorprendente, una reflexión filosófica original acerca de la educación. La gran lección de Jacotot es que la instrucción es como la libertad: no se da, se toma. A comienzos del nuevo siglo es fácil observar que la importancia de la literatura, concebida como objeto de estudio, enseñanza y aprendizaje, decayó notablemente en el currículo de la escuela media. Enseñar literatura revisa los aportes de la teoría literaria y propone un marco de análisis de los textos, que combina los criterios revisados y los redirige hacia una nueva propuesta. En este sentido, el libro aporta una estrategia original de análisis que parte de las teorías revisadas y que pone en perspectiva histórica los textos. Se trata de concebir los vínculos entre ficción y mundo social que el texto exhibe no sólo a través de lo que dice sino a través de cómo lo dice. Es un ensayo que brinda una mirada nueva sobre cómo acceder a la literatura desde el ámbito escolar en adelante y ayuda a los docentes en la difícil tarea de interesar a los alumnos en la lectura.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP