Para Paul Auster, su Olympia es más que una herramienta de trabajo: desde la década de 1970 ha sido una fiel compañera en su prolífico viaje literario, amiga silenciosa, confidente de los relatos de toda una vida. Un día, la curiosa mirada de Sam Messer convirtió esta máquina de escribir en un ser con personalidad, con ?deseos y estados de ánimo?. Sus ilustraciones son deslumbradores retratos y un sincero homenajea aquella que tanto ha ofrecido a uno de los autores más importantes de la literatura contemporánea. «El resultado de esta colaboración es un original deleite.» The New York Times

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP