El legado de Adam Smith tiene, entre otras virtudes, la de haber surgido en medio de una sociedad que recién despertaba a la Revolución industrial. La riqueza de las naciones (1776) se conoció el mismo año de la independencia norteamericana, y describe la evolución social del trabajo (es decir, la del trabajo asalariado, una novedad en la época) y de la propiedad privada, sus leyes y los 'elementos de protección de los privilegios', según sus propias palabras. Es decir, este verdadero estudio teórico intenta explicar el naciente capitalismo en una sociedad en la que aún los límites entre el progreso y la sociedad feudal no se habían delimitado claramente. Entre algunos temas que desactualizó el tiempo, anticipa el surgimiento de los monopolios y advierte sobre la degradación del obrero cuando la división del trabajo excede ciertos límites.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP