Estas Estaciones concebidas en pensamientos poéticos atraviesan los páramos del tiempo y los estados de la química anímica; viejos escritos en los márgenes de las hojas o en manchadas servilletas de café se suman a los que maduraron con los años y las experiencias. Estas Estaciones, como paradas de la vida que no se detienen, pretenden desintegrar tan solo por un instante todo lo que nos rodea para sumergirnos en el interior de las psicoformas del alma que rayan en la locura y la realidad. Como destinatarias de estas arboledas mentales se han nombrado estas Estaciones, como si fueran siete vidas para un soplo de tinta negra.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP