En 1957, ROHMER y CHABROL, dos de los más grandes directores franceses de la historia del cine, eran jóvenes críticos de la mítica revista Cahiers du cinéma. Defendían enérgicamente la «política de autores» y de ese modo obligaron a los cinéfilos a prestar atención a la obra de un cineasta considerado hasta entonces comercial: Alfred Hitchcock. Este libro es el primero que se le consagra: pese a haber realizado ya cuarenta y cinco films, todavía era mal visto por los historiadores del cine. ROHMER y CHABROL emprenden un detallado estudio dirigido a demostrar que Hitchock es «uno de los más grandes inventores de formas de toda la historia del cine». Entusiastas, combativos, demostrativos, ambos revolucionaron así el ejercicio de la crítica cinematográfica y la mirada de los cinéfilos del mundo entero.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP