Una princesa y un hijo de jardinero juegan juntos en el jardín del castillo. Empiezan a quererse, pero eso no les está permitido. "Ay, tu sí eres mía", suspira el muchacho, "pero yo tuyo no soy". La princesa se resiste tenazmente al poder de la bruja Sirdis, que se interpone a su amor, pero no logra impedir que ésta se lo arrebate. Desesperada y triste, intenta por todos los medios recuperar a su Tuyonó, incluso viajando a la ciudad muerta de Árida...

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP