Desde muy joven intuí que el mundo era una pesadilla colectiva. Luego comprobé con certeza que no huele a nosotros. El mundo es la perspectiva de un plan que se ejecuta inexorablemente día tras día, año tras año, siglo tras siglo. Las formas de vida que nos propone son la esclavitud, la mansedumbre y la humillación de nuestras ansias. Carecemos de formas propias, estamos formateados. Como dijo una vez Leo Nerón, "Alguno de nosotros, alguna vez, escupirá sobre la tumba del mundo". Este folletín es esa promesa.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP