Diario de un monstruo, de Valeria Dávila y Mónica López, sigue la línea del Diario de una bruja, de las mismas autoras (La Brujita de Papel, 2015). En este caso, las confesiones (siempre versos octosílabos como en el libro anterior) son del monstruo del lago. Este monstruo nos cuenta lo apacible que es la vida lacustre, las delicias que él come (gusanos y mosquitos), detalles de su extraña anatomía, su relación con la gente y, también, con su mamá, que vive sumergida en el pantano escondido.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP