La mirada entre dos chicos enamorados que oscilan entre mirarse, no mirarse, y no ser mirados, es el eje de este relato esencialmente visual. Así, las miradas se van convirtiendo en el lenguaje que narra esta historia de un amor infantil.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP