Cuando llegamos al piletón había agua jabonosa (que hacíamos con virutas de jabón y agua, para lavarnos la ropa). En ese ínterin se escuchaba que decían: "abran que los vamos a atender", "Salgan de a tres". Yo ni en pedo salí primero. Escuchaba gritos, golpes y quejidos. Cuando me tocó a mí, con las manos atrás, vi el cordón de policías que conducía a calabozos de castigo. Tenía que atravesar esos tres pisos, un pasillo de baldosas, te resbalabas en los jugos de las ampollas reventadas a golpes de otros que pasaron antes, algunos quedaron allí en el camino, el que se caía no se levantaba, porque te reventaban las ampollas, y la sangre,., las puertas de madera de los calabozos estaban abiertas esperándonos... Puerta y grito, el cerrojo tiene un sonido particular. Abrieron y pusieron un balde de chapa con un jarro. Era agua. Fui a tomar, pero El viejo agarró el jarro y tomó con desesperación. Cuando terminó de tomar, le hizo un ruido "crash" la panza, como si rompes un trozo de cartón, y se quedó allí. Estaba cocinado. No había tiempo de lamentarse. No éramos nosotros, no estábamos ahí. (Hugo Cardozo, sobreviviente). El 14 de marzo de 1978, en el Pabellón Séptimo de la cárcel de Devoto, dependiente del Servicio Penitenciario Federal, murieron según la versión oficial, 64 presos comunes. El episodio se conoció como "Motín de los colchones", pero fue una masacre en la que el Servicio Penitenciario Federal dejó morir a algunos presos por el humo y el fuego, y ametralló a otros. Elias Neuman y Daniel Barberís denunciaron la masacre a mediados de los 80, pero sus valientes testimonios no alcanzaron a conmover a una justicia siempre remisa a investigar lo que sucede en los lugares de encierro. Hemos decidido reconstruir ese caso, homenajear a las víctimas, y llevar a los responsables a la justicia, para que nunca más una masacre se oculte bajo la excusa del motín.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP