Los colores de la Antártida cambian minuto a minuto, los hielos, los atardeceres y amaneceres, los cielos azules y los nublados y las brumas crean una paleta que deslumbra. Las fotografías representan en forma muy parcial y acotada la grandiosidad de este continente que contiene en sí, la grandeza de lo infinito y la angustia de la finitud. Mi viaje a la Antártida comenzó con una pregunta y termina con la certeza de que aquí, en el desierto más desierto del planeta, somos un punto en la naturaleza.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP