¿Qué pasa si una cebra que sobra intenta meterse en un sobre? ¿Y si fantasmalmente se nos van los pantalones y nos quedamos en calzones? En este libro se formó una divertida orquesta de personajes que cantan y bailan al ritmo inquieto de la poesía. Un camello lila escondido en una mochila, un león enamorado que canta boleros de amor, un perfume a primavera saliendo de la heladera, una lluvia de tomates a la hora del mate, una bruja embrujada, una monstrua asustada bajo la almohada, un perro quiquiriquiando porque le nació una cresta... ¡Y, sí, señores, ya está sonando la orquesta!

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP