De un árbol crecen semillas que con el viento se desprenden para volar a quiensabedónde, crecer para ser árboles y poder hablar. Pero un día una semilla se queda atrás y permanece en la rama del cerezo. Y así, bajo la promesa de que la semilla podrá quedarse "sólo un día más", pasan los días? Quiensabedónde cuenta una historia que retrata lo indispensable de tener libertad para crecer.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP