En "Psicodelia y ready-made", el recorrido crítico de Diedrich Diederichsen atraviesa zonas relegadas de la historia de la cultura y la vanguardia artística para detenerse en ciertos momentos, producciones y objetos que parecían destinados al archivo. El autor rescata lúcidamente materiales que alguien asociaría a la memorabilia de un siglo XX en vías de ser olvidado. ¿Qué pueden aportar a nuestra comprensión de la historia y la cultura ciertas producciones de la cultura pop, como las canciones de los Beatles o de los Talking Heads, la pornografía indie, el sobre de los viejos discos de vinilo o los espacios urbanos de reunión y encuentro juveniles? La respuesta de Diederichsen recuerda a teóricos marxistas como Walter Benjamin y, sobre todo, Ernst Bloch, porque propone entender toda producción cultural y artística como un modo en que los hombres y mujeres procesan su experiencia, y en la que se dejan entrever proyecciones de su situación histórica, entremezcladas con alusiones a un horizonte de futuro que sería constitutivo de los seres humanos. Mirada en retrospectiva, toda obra de arte sería, además de muchas otras cosas, un depósito de ciertos modos de imaginar esperanzadamente el futuro. Aquí se ofrece una apuesta alejada tanto de la nostalgia por los tiempos idos de la contracultura y el arte experimental como de las letanías que intentan dar por terminadas dichas experiencias bajo lógica del mercado. El tema invisible de este libro es el paso del tiempo y su efecto corrosivo en las aspiraciones revolucionarias de ciertas obras. Precisamente hoy, cuando las redes de intercambio de archivos convirtieron a Internet en la tierra prometida de fans y coleccionistas, y ya nadie recuerda la odisea que en otros tiempos significaba acceder a determinadas músicas, imágenes e informaciones.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP