Han sido árbitros de amores desgraciados y jueces de odios viscerales. En sus entrañas se esconde la vida y la muerte a veces separadas éstas por la escasez o exceso de sus dosis. Duermen al músculo y despiertan la fuerza, a la vez que desatan el deseo y promueven la venganza. Esta es la historia de las plantas, silenciosos testigos de nuestras glorias y miserias.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP