A Mateo le encanta viajar. Va y viene todo el día, de salto en salto, de lugar en lugar. Pero no importa cuántos perros de ojos azules, cuántas arañas acróbatas o vacas pastando a la luz de la luna haya conocido... él siempre se las arregla para regresar a la hora de la cena para disfrutar un rico plato de moscas en compañía de su amigo Ramón.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP