A Mateo le encanta viajar. Va y viene todo el día, de salto en salto, de lugar en lugar. Pero no importa cuántos perros de ojos azules, cuántas arañas acróbatas o vacas pastando a la luz de la luna haya conocido... él siempre se las arregla para regresar a la hora de la cena para disfrutar un rico plato de moscas en compañía de su amigo Ramón.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP