Seguramente ya te han enseñado a decir gracias, a ceder el asiento en el ómnibus o a no hablar con la boca llena. Pues bien, esos pequeños gestos de todos los días, tan simples y tan apreciados, son lo que se llama los buenos modales. Sin ellos, no habría respeto hacia los demás, y eso sería el infierno. Por eso es importante conocerlos y, sobre todo, aplicarlos siempre. A veces, los buenos modales te pueden parecer un poco ridículos, pero simplemente, reflejan la sensatez, es decir, cómo hay que comportarse, porque la cortesía, la amabilidad y el respeto hacia los demás nos ayudan a vivir mejor a todos juntos... Es muy probable que ya conozcas algunos buenos modales; ¡mejor así! Aquí reuní unos cuantos para que puedas aprenderlos también. Trata de recordarlos. ¡Ya verás, es fácil y da gusto. Además, verás que los demás también tienen buenos modales contigo. ¡Empecemos!

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP