Augusto, el tigre, estaba triste. Había perdido su sonrisa. Así que se estiró todo lo que pudo y empezó a buscarla. En este brillante y notable libro, la talentosa autora e ilustradora Catherine Rayner celebra la belleza del mundo y la alegría que podemos encontrar en las cosas más simples.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP