Ralph, una obstinada vaca, y su amigo Morris están tratando de sobreponerse al calor insoportable de un día de verano. ¿Qué mejor manera de refrescarse que ir a nadar? Pero, las vacas no nadan, ¿no es cierto? Ralph encara este nuevo desafío con perseverancia y optimismo.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP