-¿Nos fumamos el último porro? -preguntó Jean-Jacques. Mientras lo armaba, me fui a preparar un Nescafé bien fuerte. Cuando abrí la puerta de la cocina, el olor a gas me hizo retroceder. Corrí hacia la entrada a cortar la llave de paso general, pero era demasiado tarde: Pogo estaba muerto con la cabeza en el horno. Fue por pura casualidad si una chispa del incendio no había alcanzado la nube de gas; todo el inmueble habría podido saltar por los aires.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP