Un pequeño niño quiere un perro, pero su mamá se niega argumentándole que los perros son ruidosos, sucios e inquietos. Ante su insistencia, ella acepta que tenga como mascota a un dragón, si lo encuentra. Sorprendentemente, el dragón más latoso del mundo se instala en la casa.

Ultimos vistos

El blog de boutique

SIGLO XXI Nueva Colección HACER HISTORIA

@page { margin: 2cm } p { margin-bottom: 0.25cm; direction: ltr; line-height: 120%; text-align: l.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP