Un pequeño niño quiere un perro, pero su mamá se niega argumentándole que los perros son ruidosos, sucios e inquietos. Ante su insistencia, ella acepta que tenga como mascota a un dragón, si lo encuentra. Sorprendentemente, el dragón más latoso del mundo se instala en la casa.

Ultimos vistos

El blog de boutique

Cuando me siento a escribir...

Cuando me siento a escribir, siempre comienzo creando el mundo (o, en el caso de la saga Zodíaco, los mund.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP