Un pequeño niño quiere un perro, pero su mamá se niega argumentándole que los perros son ruidosos, sucios e inquietos. Ante su insistencia, ella acepta que tenga como mascota a un dragón, si lo encuentra. Sorprendentemente, el dragón más latoso del mundo se instala en la casa.

Ultimos vistos

El blog de boutique

La imprenta mayúscula para primeros lectores

Acompañar el desarrollo de las competencias de un primer lector implica considerar especialmente los disti.. Seguir Leyendo
Desarrollado integral del sitio: TAP